20 Mar 2017

La Decisión de querer la Sobriedad

0 Comment

Por primera vez he tomado LA DECISIÓN: La Sobriedad a toda costa

Creía que la vida no valía nada sin el consumo de lujuria. No sabía que para mí era imposible consumir lujuria de una manera normal y sana. No era consciente de que después del primer trago de lujuria ya no podía parar.

Vino una crisis profunda y entonces me di cuenta de que tenía que solucionar mi problema. Mi esposa y mis amigos me intentaron convencer para que trabajara el programa de 12 pasos de Sexólicos Anónimos, pero lo rechacé. Quería recuperarme por mi cuenta, sin la ayuda de nadie. Estuve sobrio dos semanas, después recaí y terminé en la cárcel.

No sé qué es lo que me pasó durante esta estancia en la cárcel. Una especie de fuerza intervino en mí de una forma que no entiendo, pero por primera vez tomé LA DECISIÓN de querer la sobriedad a toda costa. Antes de tomar esta decisión, yo hacía muchas promesas. Antes siempre quería tener las dos cosas al mismo tiempo: la lujuria y la sobriedad. Ahora, por primera vez, he tomado LA DECISIÓN. Quizás fue la mano de Dios. No lo sé. La verdad es que estoy sobrio desde entonces, hace ya más de 6 años.

Me ayudaron cuatro paradojas, que como tales parecen ser contradictorias en sí mismas, pero funcionan y son importantes para mi sobriedad:

1. Me rindo para vencer.

2. Doy para recibir y crecer.

3. Sufro para recuperarme. No hay confort en la recuperación, ni hay recuperación en confort.

4. Muero para vivir. Muriendo a mi viejo “yo” recibo una nueva vida, sobria y transparente.

Anónimo

[top]
Leer más
Cómo Trabaja el Programa de SA

Rara  vez  hemos  vista  fracasar  a  una  persona  que  haya  seguido  concienzudamente  nuestro camino.  Los  únicos  que  no  se  recuperan  son  los  individuos  que  no  pueden,  o  no  quieren entregarse de   lleno   a   este   sencillo   programa;   generalmente   son   hombres   y   mujeres incapaces,   por   su   propia   naturaleza,   de   ser   honrados   consigo   mismos.   Hay   seres desventurados  como  éstos.  No  son  culpables;  por  lo  que  parece  han  nacido  así.  Por  su naturaleza,  son  incapaces  de  entender  y  de  realizar  un  modo  de  vida  que  exige  la  más rigurosa  honradez.  Para  éstos,  las  probabilidades  de  éxito  son  pocas.  Existen  también  los que  sufren   graves   trastornos   emocionales   y   mentales,   aunque   muchos   de   ellos   logran recuperarse  si  tienen  la  capacidad  suficiente  para  ser  honrados. Nuestras  historias  expresan  de  un  modo  general  cómo  éramos,  lo  que  nos  aconteció  y  cómo somos  ahora.  Si  tú  has  decidido  que  quieres  lo  que  nosotros  tenemos  y  estás  dispuesto  a hacer  todo  lo  que  sea  necesario  para  conseguirlo,  entonces  estás  en  condiciones  de  dar ciertos  pasos. Nosotros  nos  resistimos  a  algunos  de  ellos.  Creímos  que podríamos  encontrar  un  camino  más  fácil  y  cómodo.  Pero  no  pudimos. Es  por  ello  que,  con todo  el  ahínco  que  pueda  animarnos,  te  suplicamos  que  seas  valiente  y  concienzudo  desde el  mismísimo  comienzo.  Algunos  de  nosotros  tratamos  de  aferramos  a  nuestras  viejas  ideas...

Cerrar