29 Nov 2016

“LA PERCEPCIÓN INOCENTE”

Un niño de 13 años, puro de mente y corazón, sin conciencia de lo bueno o lo malo, abierto a la experiencia, en el camino del conocimiento, sin emitir juicio. Sin saber que era la masturbación llego a descubrir tal estimulación por la auto-exploración, sin esperar nada a cambio. Compartió el  descubrimiento con lo amiguitos del barrio y compañeros de clase, tanto en el conocimiento como en la experiencia. Por consecuencia automáticamente se sustituye la inocencia por la vergüenza y aparece el deseo de más y más. La masturbación vino acompañada de fantasía romántica, secreto, vergüenza, cerrar las puertas para no ser visto. Si había un dolor con las exigencias académicas, estrés o ansiedad, la masturbación conseguía transformar todas estas emociones en alivio calma y placer. Comenzaba mi camino por el sexolismo.

“LA PORNOGRAFIA” 

Con 15 años llegaron las revistas de contenido sexual de múltiples formas debido a descuidos de los adultos. Un familiar olvidaba estas revistas en el baño a igual que un kioskero descuidaba sus revistas exponiéndolas al robo de dos adolescentes. Del mismo modo el padre de un amigo grababa las primeras películas pornográficas en video VHS. Todo este contenido gráfico alimentaba a través de mas fantasía al adolescente en la etapa de los 15 a los 16 años, creando un mundo de valores distorsionados.

“LA TRANSFORMACIÓN”

El adolescente quiere experimentar con una chica lo que otros amigos ya habían conseguido, un beso seria suficiente para demostrar que estaba a la altura. Consiguiendo admiración y liderazgo por haber pasado la delgada linea del beso y compartir con los amigos las primeras experiencias sexuales con una chica. La mezcla de alcohol con liderazgo y placer consiguió realizar verdaderas aberraciones entre los jóvenes. Abuso sobre la chica que prestaba su cuerpo a cambio de aceptación y amor, llegando a ser abandonada en los parques después de haberse consumado el acto entre varios amigos.

Con 18 años se creaba un ser sumergido en la fantasía, masturbación compulsiva, obsesión en las mujeres. Que estaba en guerra con sus padres por no dejarle llevar a cabo sus actividades corruptas.

“El AMOR VERDADERO”

Con la misma inocencia de niño aparece el amor, la verdadera unión entre un chico y una chica, la claridad  y la confianza. Compartir de corazón el día a día. Y como consecuencia se establece la paz y desaparece la masturbación y la obsesión por el cuerpo ajeno. Crece una luz en el ser que llena todo. La posibilidad de discernir entre lo bueno y lo malo por el alto contraste. La sensación de haber abandonado el camino erróneo y estar en la verdad. Pero esto solo es un espejismo de un año y medio. Pasado este tiempo vuelve la masturbación, la pornografía y el deseo de estar con otra mujer distinta. Esta experiencia de posesión se comparte con la pareja debido al amor a la inocencia y la confianza. Experimentando las andadas de antes dentro del amor verdadero se origina el dolor en el amor y por consiguiente la separación y la ruptura.

“PERDIDO”

Con fracaso en el amor, en los estudios, en el trabajo y en el Servicio Militar y situado con 22 años uno siente que la vida tiene pocas salidas. El dolor del desamor era insoportable. La soledad y la separación de la familia se establecían como algo normal. El miedo al futuro económico era aterrador. La incapacidad para relacionarme con el mundo abrió la puerta al mundo telefónico. Este aparato conecta con infinidad de mujeres de diferentes lugares y edades. Creando satisfacción y alimentando mi fantasía. La auto estimulación carecía de efecto. Se producen numerosas relaciones sexuales con muchas mujeres. Obteniendo un placer instantáneo y un vacío a posterior que seria tapado con nuevas mujeres. Un circulo sin fin.

“SALTO DE GENERO”

Andar siempre por el extremo del precipicio da sensación de estar vivo. Las circunstancias de la vida hacen que viva las primeras experiencias homosexuales. Aturdimiento y odio conmigo mismo por no aceptar mi posible homosexualidad. En poco tiempo la aceptación y se emprende un camino de un nuevo sexo que aportaba el placer perdido. Con posibilidades de sacar partido debido a la juventud el adolescente vende su cuerpo a señores mayores que buscan jóvenes de aspecto aniñado. Prostitución, relaciones desordenadas, soledad, obsesión, compulsión, depresión, vacío. Solo un nuevo amor podría dar sentido y devolver la paz perdida.

“AMOR POR CONVENIENCIA”

La vida en pareja era un antídoto contra la locura. Requisito fundamental era la libertad sexual ya que yo no concebía la monogamia como existo después del fracaso experimentado. Estas parejas ofrecían la posibilidad de abrir el consumo sexual al mundo liberal. Obteniendo multitud de relaciones como fruto y evitando las relaciones sexuales de la intimidad por carecer de estímulos. Todas estas relaciones venían también acompañadas de la desigualdad de edad, el engaño, la mentira, la desconfianza y por consecuente el dolor del fracaso y la ruptura. Mis obsesiones con el sexo con las mujeres, hombres, parejas, intercambios etc.. desaparecían durante un breve tiempo de enamoramiento. Cuando aparecían los conflictos y desaparecía el enamoramiento volvían las obsesiones y los patrones de consumo.

“EL CONSUMO MADURO”

La regla de más y más es básica dentro del sexo, a igual que también es regla básica dentro de la comida o dentro de la pereza, odio. etc.. De la misma forma que el ser va creciendo y madurando, las actividades sexuales van creciendo. Con 30 años se podía hacer un balance del pasado y observar como siempre había un mismo patrón. Primero ingenuidad o desconocimiento, le sigue fantasía y deseo para después convertirlo en experiencia y disfrutar del placer durante un tiempo. Mas tarde se desvanece el poder del placer para observar un nuevo patrón con desconocimiento. Así se escalaban grandes montañas dentro de la pornografía, prostitución, promiscuidad,  sexo anónimo, cruising, dogging, abuso, sumisión, travestismo, etc… todo iba en aumento. Si hacia un balance hacia el futuro en pocos años podría situarme en cualquier lugar no deseado en el presente.

“El DOLOR”

La conclusión de poner freno a las practicas caía por su propio peso. Nada se me había resistido. Eso seria un asunto sencillo. Que doloroso es experimentar que eres una marioneta de tu propio deseo. No valía poner fuerza de voluntad, ni prometerme a mi mismo o comprometerme con alguien. Tan solo conseguía atrasar unas horas en la mañana mis masturbaciones o retrasar unos días mi consumos físicos con desconocidos para después realizar todas las practicas con mas rebeldía y provocando dolor por ver que algo dentro del ser controla las decisiones. Frustración por fallar a mis promesas, vacío y solo por haber fracasado con todas mis parejas. Descubrir que eres un autentico monstruo no es nada grato. Ver como pasan los años y no logras parar es muy duro. Los psicólogos pondrían fin a mi dolor y comienzo a mi nueva vida.

“LA ESPERANZA”

Tal vez no tenia los mejores psicólogos por que después de 4 años de sesiones seguía en el mismo lugar. Me odiaba a mi mismo. No tenia razón alguna por la que luchar. ¿Por que no abandonarme al consumo?. Mi actual pareja apareció buscando amor y yo la espante diciéndole lo horrible que era. Ella quería ayudarme pero yo pensaba que era imposible. Probaríamos psiquiatras y pastillas. Parecía prometedor pero tampoco funciono. Mi mujer realmente comprobó lo doloroso que es vivir con un adicto al sexo. Descubrir engaños mentiras, saber que has estado con un hombre o con una mujer. Arrastrado a S.A. por segunda vez con un dolor indescriptible y con alegría por sentir que hay esperanza consigo por primera vez en mi vida a mis 42 años un periodo de sobriedad y una esperanza verdadera de vida. Solo con Dios puedo.

[top]
One Response to Mi Camino por el Sexolismo
  1. Muchas gracias por compartir tu historia, me llena de esperanza. Saludos desde México…


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
Yo estoy bien… son los demás que necesitan ayuda

Contacté con SA para ayudar a Juan y vi que yo también era adicta.... Siempre fui la favorita de mis...

Cerrar