Absoluta admisión de derrota

El primer paso consiste en una absoluta admisión de derrota. “Estamos vencidos” -decíamos-, “no podemos abandonar nuestras prácticas enfermizas”. La lujuria nos estaba matando. Pero es en esta admisión de nuestra …